Se está produciendo una situación crítica en las cárceles cubanas con el prisionero de conciencia Agustín Cervantes.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Se está produciendo una situación crítica en las cárceles cubanas con el prisionero de conciencia Agustín Cervantes.




Manuel Vázquez Portal da cuenta de la valentía de Agustín Cervantes en su artículo “El tamaño de Agustín
Fue detenido y condenado por última vez en juicio sumarísimo en septiembre de 2009. Este activista del Movimiento Cristiano de Liberación MCL, liderado por Oswaldo Payá, tras sufrir durante más de un año los maltratos y abusos en prisión, está en huelga de hambre desde el pasado 15 de diciembre. En estos momentos está ingresado y su estado es muy grave. El hermano de Agustín, Jorge Cervantes se encuentra también en huelga de hambre desde el día 20 de diciembre, respaldando a la que está realizando su hermano en prisión.
Oswaldo Payá ha pedido que se impida la muerte de Agustín Cervantes.
Pedro Ruiz, el mejor comunicador español, ha leído un llamamiento del dirigente del MCL Regis Iglesias, desterrado en España en la actualidad, en donde le pide a Agustín Cervantes que cese en su huelga de hambre y salve su vida.
Todos estos esfuerzos se están viendo fuertemente contrarrestados por la actitud criminal del gobierno castrista, que con su continuo hostigamiento y agresión a la familia de Agustín Cervantes pretende impedir que éste abandone su huelga.
Informan Caridad Caballero y Marta Díaz Rondón del salvaje y sistemático hostigamiento del que está siendo víctima la familia del preso político Agustín Cervantes. Mercedes Perdigón puesta en contacto con Lázaro Rosales, vecino de la familia Cervantes, nos detalla las agresiones que está sufriendo esta familia: Turbas  castristas armadas con varas puntiagudas están desde hace días lanzando piedras y chapapote a la vivienda de la familia de Agustín Cervantes, en lo que llaman “actos de repudio”.
La madre de Agustín, Alba, acudió a la Parroquia e hizo un llamamiento en la Iglesia para que les ayudaran. El reverendo Ernesto Mezquita, quien comenzó a orar para que cesaran los actos violentos, fue golpeado salvajemente por la “valiente fuerza de choque revolucionaria”, cuyos actos más heroicos parece que son agresiones a mujeres pacíficas y ahora ya también a sacerdotes orando. De momento se desconoce ningún tipo de reacción del cardenal Ortega.
La situación es crítica.

0 comments

Publicar un comentario en la entrada