#venezuela Economía candanga logros de la robo ilusion

miércoles, 19 de mayo de 2010

Luis Izquiel // Economía candanga


Si el Gobierno no rectifica sus políticas erradas, nos espera un largo periodo de crisis

La crisis económica que atraviesa Venezuela es la consecuencia previsible de la aplicación irresponsable de medidas propias de la izquierda más atrasada, las cuales han fracasado en todos los países del mundo donde han sido implementadas. Políticas de un socialismo jurásico, no podían convivir con una economía de libre mercado. Tarde o temprano, tenía que venir el colapso. Hoy todos pagamos los platos rotos.

Cuando Chávez llegó al poder en 1999, el precio de la cesta petrolera venezolana rondaba los $9. Poco a poco, fue escalando hasta alcanzar niveles que superaron los $120 el barril. Por años, el Ejecutivo contó con recursos siempre en crecimiento. En estas condiciones, se aceleró la instauración de un ruinoso proyecto político: el socialismo del siglo XXI.

La destrucción del aparato productivo nacional fue una de las principales metas. A través de las expropiaciones -más bien confiscaciones-, el concepto de propiedad privada fue perdiendo vigencia. Ante cualquier capricho presidencial, fue dictado el correspondiente decreto de "exprópiese". Por esta vía, muchos comercios, industrias y haciendas, han pasado sin compensación a manos del Estado. El resultado: la inversión y la producción nacional cayeron a sus mínimos históricos. Hoy día, cerca de 70% de lo que consumimos viene del exterior.

Por otra parte, millones de dólares fueron repartidos en regalos a otros países. Mientras el ego presidencial se inflaba, nuestras reservas disminuían. La estatización de empresas, que hoy se encuentran quebradas, también se tradujo en una merma de divisas. Como ejemplo, tenemos a Sidor, que luego de pasar a manos del Gobierno, está casi inactiva.

Todo este cuadro, necesitaba como complemento la destrucción de la institucionalidad de entes clave del Estado. El BCV fue desdibujado, y en el presente carece de su imprescindible autonomía. Actualmente, sirve de caja chica del Ejecutivo, lo que trae como consecuencia el descontrol de la inflación. Por su parte, Pdvsa se convirtió en una verdadera caja negra que sólo reporta al BCV la mitad de sus ingresos.

El Gobierno es incapaz de reconocer la culpa de la debacle económica. Los nuevos chivos expiatorios son los "especuladores". Los hay de todos los tipos y clases sociales. Van desde los carniceros, hasta las casas de bolsa que hacen transacciones con el llamado dólar permuta.

El socialismo del siglo XXI, resulta inviable si la renta petrolera no genera una inmensa cantidad de dólares. Esa es la realidad. Si el Gobierno no rectifica sus políticas erradas, nos espera un largo periodo de crisis. La economía se nos puso candanga a los venezolanos.

twitter: @luisizquiel

http://www.eluniversal.com/2010/05/18/opi_art_economia-candanga_1894626.shtml

0 comments

Publicar un comentario